Pedir un préstamo por el empeño de mi coche es algo muy común en estos tiempos. Se trata de una alternativa muy ventajosa a las clásicas entidades financieras que, a día de hoy, exigen cumplir tediosos factores que, prácticamente, sólo pueden ser cumplidos por aquellas personas que no necesitan de un préstamo económico. Por lo tanto, hay que buscar alternativas, como los préstamos a cambio de empeñar el coche.

En primer lugar debes saber que pedir un préstamo por el empeño del coche es de las formas más sencillas y rápidas para obtener liquidación en un momento de necesidad. A continuación te iremos explicando las diferentes cuestiones que debes saber acerca de cómo pedir un préstamo mediante el empeño de coches.

¿Cuándo puedo pedir un préstamo a cambio de empeñar mi coche?

Si tienes un coche en propiedad y necesitas de liquidez económica, podrás pedir un préstamo a cambio del empeño del vehículo. Lo primero que debes de hacer es acudir a una empresa de empeños de coches como Flexiline ya sea de manera presencial o a través de su servicio on-line/telefónico, para que la compañía te haga una tasación de tu vehículo.

Pedir un préstamo por el empeño de mi cocheTras conocer el importe que pueden ofrecerte a cambio del valor del coche, puedes optar por diferentes tipos de préstamos:

  • Préstamo rápido.
  • Préstamo online.
  • Préstamo en efectivo.
  • Préstamo sin nómina.

¿Qué necesitas para pedir un préstamo por el empeño de tu coche?

Como bien hemos dicho anteriormente, lo único que necesitas es tener un coche en propiedad y ponerte en contacto con nosotros. Puedes hacerlo rellenando el siguiente formulario o bien llamándonos al 620 27 30 67. Una vez te pongas en contacto con nosotros y nos facilites las características de tu vehículo, te ofrecemos una tasación lo más ajustada posible al precio de mercado y procedemos a gestionar la modalidad de préstamo más deseada.

También debes de tener en cuenta las opciones para empeñar el coche que existen. Y es que hay diferentes tipos de empeños de coches. Si bien, los más populares y demandados son los siguientes: Dejarlo en depósito y Seguir utilizándolo. El primero de ellos no nos permitirá seguir disfrutando de nuestro coche, pero en el caso de la segunda opción, podremos seguir conduciéndolo a diario mientras devolvemos el préstamo.